La industria del software en España eres tú

En la última semana se ha hablado bastante sobre el (mal) estado de la industria del software en España a raíz de un excelente post escrito hace ya tiempo por Ángel Medinilla y comentado en sitios como Genbeta y TeraBIThia.

Merece la pena leer el post original, así que si no lo has leído es un buen momento para hacerlo. No te preocupes que esto seguirá aquí después de que lo leas.

Los argumentos expuestos por Ángel son, desde mi punto de vista, muy acertados, pero las conclusiones que sacan algunos y que escucho continuamente entre mis colegas de profesión creo que son demasiado sectarias. Al final este tipo de discusiones siempre acaban igual: los programadores somos buena gente cuyo trabajo no se valora y los encargados de vender y gestionar proyectos no tienen ni idea de lo que están haciendo.

Pero, por mucho que nos guste ver las cosas blancas o negras, que para eso somos programadores, en este asunto, como en casi todos, hay muchos tonos de gris y la resposabilidad de la situación de la industria del software en España está, cuanto menos, compartida.

Es cierto en que en España (y me da la impresión de que en casi todas partes) se tiende a vender servicios por encima de producto. Se tiene a despreciar la labor de un programador y considerarla, como dice Ángel, una commodity, algo que se puede reemplazar fácilmente porque no ofrece ningún valor especial.

Sin embargo, creo que hay un problema de base que a veces nosotros, los que nos dedicamos a esto, no queremos ver. En España no hay buenos programadores. Sí, ya sé que tú eres un buen programador, o al menos estás por encima de la media. La prueba es que pierdes tu tiempo leyendo blogs como éste (y seguramente otros mucho mejores), dedicados al desarrollo de software, lo que demuestra que te preocupas por tu profesión, que intentas estar al día y buscas formas de mejorar en tu trabajo.

La mayoría de los compañeros de profesión que conozco no son así. La mayoría de programadores tienen tanto interés en el desarrollo de software como las cárnicas que venden horas de programador que cita Ángel.

Si la situación en esas empresas es:

Medimos los proyectos por el número de horas que imputamos, y claro, si te acercas a una de estas empresas y les dices “puedo enseñarte cómo hacer ese proyecto de doce años en solo uno” te miran con cara de susto y te responden “¿tú eres idiota? ¿por qué debería cobrar sólo por un año si puedo cobrar por doce?”.

Fuente: Por qué digo que no hay una industria del software en España

El pensamiento de muchos programadores es:

Para qué me voy a esforzar por hacer mejor las cosas si me da igual el resultado. Mientras el cliente siga pagando mis horas a mi no me van a despedir, sea cual sea la chapuza que haga.

Es cierto que la motivación económica puede ser baja (o nula) para hacer mejor las cosas y eso sin duda alguna contribuye a la falta de interés en mejorar, pero también es cierto que no es fácil encontrar programadores competentes y dispuestos a implicarse y tratar de mejorar un proyecto.

En España (y limito esto a España porque es el ámbito que conozco), hay infinidad de gente dedicada a la “informática” con el mismo interés por ella que por la cría de pollos albinos. Son, como dice Ángel, programadores que “no distinguen un ordenador de un piano”. Hay mucha gente que empezó en esto porque pensaba que era el futuro, una forma fácil de ganar dinero y tener una vida resuelta.

Estoy hablando de gente que empezó a finales de los 90, cuando la burbuja de las .com estaba en plena expansión, la demanda de profesionales era altísima y los cursos de programación eran una salida fácil que te garantizaban tener un buen trabajo después de unos pocos meses de formación. Pero también muchos otros que llegaron después, otros que han crecido rodeados de ordenadores y piensan que dedicarse a la informática es divertido porque jugar al Call Of Duty y ver videos en Youtube es divertido.

En mi trabajo del Mundo Real ™ a veces necesitamos desarrollar cosas que, por un motivo u otro, no podemos o no nos interesa afrontar internamente. Cuando se presenta esa situación, encontrar una empresa (grande o pequeña) o un freelance con un talento mínimo para esto del desarrollo de software se convierte en algo francamente difícil. (OJO: No digo que no existan porque sé que las hay, pero encontrarlas no es sencillo).

Si nosotros, que conocemos el sector y podemos valorar lo que estamos contratando tenemos tan difícil encontrar gente competente. ¿Qué les pasará a los clientes que no tienen ni idea de esto (ni falta que les hace, que para eso están pagando para que otro haga el trabajo)? Al final la sensación en el cliente/usuario es que todo lo que rodea a la informática es así. Complicado, oscuro, doloroso y de escasa calidad.

Nosotros como desarrolladores no podemos cambiar fácilmente la forma en que funciona el mercado, no podemos evitar que se sigan vendiendo proyectos por horas, pero sí hay un factor que está en nuestras manos: la calidad del trabajo.

Mientras no haya una oferta de programadores de calidad, será muy difícil que nadie se plantee hacer los proyectos desde ese prisma. Todo seguirá igual. Yo estoy convencido de que sigue habiendo un hueco para la calidad en todos los aspectos de la vida, y el ámbito del desarrollo no es especial.

Es necesario trabajar por la calidad. Estamos hartos de repetir los mismos argumentos: un buen programador es hasta 10 veces más productivo que uno malo, las metologías ágiles mejoran el proceso de desarrollo, desarrollar software de calidad reduce el coste total de propiedad… Si todo eso es cierto y hacer las cosas “bien” reduce los costes y aumenta el beneficio, al final se acabará imponiendo, porque sea cual sea la empresa que te contrate, su objetivo es ganar dinero.

El único medio para conseguir que esto se haga realidad eres tú. Soy yo. Somos todos los que nos dedicamos a esto. Es necesario que suba el nivel medio de la gente que se dedica a la programación o todo seguirá igual. Seguiremos siendo horas de programador intercambiables… porque realmente lo somos.

Cuando igualas hacia abajo y la mayoría de los programadores no aportan valor, todos son fáciles de sustituir. Cuando en un proyecto se descarta el uso de tecnologías que aumentan la productividad porque la mayoría de los programadores no ha oido hablar nunca de un IoC o un ORM (y se da por hecho que no van a aprenderlo) es que algo falla.

No somos nosotros contra ellos, o al menos no programadores contra gestores. En todo caso somos gente que nos preocupamos por nuestro trabajo frente a gente que le da igual. Por supuesto cada uno está en su derecho de tomarse su profesión como quiera, pero mientras la mayoría de las personas dedicadas a esto no tengan ningún interés en lo que están haciendo, seguiremos siendo mano de obra intercambiable, porque la calidad se dará directamente por imposible y la única lucha será el precio.


9 comentarios en “La industria del software en España eres tú

  1. Buen post, aunque este tipo de cosas me parecen tan dificiles de debatir con un posts… lo único si acaso en lo que no estoy de acuerdo es vender esto solamente en España, en realidad ocurre en muchos otros paises del resto de zona y de los que no son de la zona

  2. Gracias.

    Estoy casi seguro de que esto es igual en todas partes, pero como no lo conozco de primera mano, tampoco he querido opinar.

    De hecho, también estoy casi seguro de que esto ocurre en muchas otras profesiones.

  3. Juanma, Unai.
    España es uno de los países donde menos se nos valora, te encontrarás más filólogos que ingenieros informáticos como jefes de departamento de la administración pública.

    Yo procuro mantenerme actualizado y buscar maneras mejores de hacer mi trabajo, pero hay veces que pienso que estoy perdiendo el tiempo como un tonto.

  4. Aridane, para mi la administración pública es un mundo aparte (y un caso perdido, me atrevería a decir).

  5. Jesus Cruz dijo:

    Juanma, Gracias por recomendarme éste artículo. Mucha razón en el la verdad. Sobre todo en la parte del “call of dutty”.

    Saludos

  6. uno que pasaba dijo:

    Cuanta razón.
    Pero hay un problema / duda: ¿Cómo reconocer la calidad / talento? ¿Cómo valorar lo que no se entiende? ¿Cómo hacer entender a las personas que no entienden que la calidad / talento merece la pena?

  7. Valorar lo que no se entiende es complicado, pero al final el desarrollo de software tiene como objetivo producir algo cuya calidad es relativamente sencilla de medir (o al menos percibir).

    Yo no entiendo nada de mecánica, pero si compro un coche que no frena cuando llueve o que tiene que estar cada 2 semanas en el taller, soy consciente de que algo falla.

    En cuanto a comprender que merece la pena la calidad, es una cuestión de tiempo y oferta. Estoy convencido de que a la larga un producto con mejor calidad tiene más posibilidades de ser más rentable, y digo posiblidades porque hay más factores que la calidad implicados. Al final todo el mundo busca la rentabilidad y si la calidad es un camino para conseguirla, se buscará la calidad.

    El problema es cuando no hay oferta de calidad. Si todo es igual de malo, buscas lo más barato.

    Volviendo al ejemplo del coche, si descubro que hay otros coches que no tienen que ir cada dos semanas al taller, seguramente mi siguiente coche sea uno de esos. Sin embargo, si todos los coches son igual de malos, acabaré comprando el más barato.

  8. Hola,

    El ejemplo del coche y el taller no es valido, porque no deja de ser un producto que se ve y que se “oye” cuando algo no va bien. La informática es más oscura.

    Para mi la calidad de la informática es un reflejo de la calidad del país. Y la realidad es que somos un país bastante chapucero.
    Para que haya informáticos buenos tiene que haber jefes buenos, y para que haya jefes buenos tiene que haber jefes de jefes buenos, y así ..

    Yo soy bastante escéptico sobre el futuro de la profesión. Siempre habrá trabajo y al bueno se le tenderá a valorar cada día más. Pero se tendrá que luchar por el camino con mucha bazofia de todos los colores.

  9. Como ya se ha dicho yo creo que profesionales buenos y malos hay en todos sitios, depende de la persona y de su formación. La principal responsabilidad de la situación es de cómo se valora nuestro trabajo. ¿Por qué?
    - Porque nuestros superiores suelen ser de otras profesiones, no entienden nuestro trabajo. No tienen ni pajolera idea de lo que hacemos.
    - Esto nos lleva a que nuestro trabajo no se valora por su calidad o eficiencia, simplemente valoran plazos y costes, aunque eso a la larga suponga más costes y plazos para la empresa. No se valora por el resultado informático, sino por plazos, costes o el resultado posterior del negocio que nada o poco puede tener que ver con el buen/mal trabajo informático.
    - Hay una sensación común al resto de profesiones de que somos bichos raros, y como no nos entienden cuando hablamos, nos ven como marcianos y se reparten los puestos de gestión y de responsabilidad entre el resto de profesiones. A veces diría que hasta nos tienen miedo.
    - Como no valoran nuestros méritos en nuestro campo tampoco tenemos reconocimientos para ascender y progresar, así que esa persona a la que no entienden que cumple los plazos y resuelve todos los problemas que no entienden mejor que siga ahí. Para completar por arriba mejor ponemos a uno que entendamos, de nuestra profesión o que sepa de economía.

    Llevo muchos años en una de las mayores multinacionales españolas, y aunque a paso de tortuga poco a poco van implementándose formas de evaluación mejores sobre nuestro trabajo. La cosa ha estado y sigue estando más que verde. Yo me identifico con un profesional inquieto, que le ha encantado siempre programar, perfeccionista y amante de la calidad, y con los años este sistema me ha ido convirtiendo. Por mi caracter me sigue gustando hacer las cosas bien y buscar la calidad, pero soy consciente del escado valor (que no ninguno) que me aporta y ha aportado a mi desarrollo profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>