Microsoft, GitHub, unicornios y apuestas

OJO: Éste es un post de tertuliano de medio pelo de esos que salen en televisión hablando de cosas sin tener ni idea. No le hagas mucho caso.

La noticia de la semana pasada en el mundo tecnológico fue la compra de GitHub por parte de Microsoft. A estas alturas ya no es noticia, pero éste tampoco ha sido nunca un blog de actualidad, así que no tenía ninguna prisa por escribir sobre el tema.

Las reacciones a la noticia han sido variadas y, en muchas ocasiones, claramente sesgadas en función del amor/odio de quien las emitiera hacia Microsoft. O Micro$oft, que todavía hay quien lo ve así.

Las reticencias de siempre

Entre los que se llevan las manos a la cabeza por la adquisición, encontramos los que creen que Microsoft se cargará GitHub y lo llenará de características enterprise de dudosa utilidad para integrarlo con sus otros productos. Supongo que es un temor razonable viendo la evolución que ha tenido Skype. Por lo que se ha comunicado hasta ahora, no parece que eso vaya a ocurrir y GitHub seguirá operando de forma independiente, aunque sólo el tiempo dirá como acaba la cosa.

Otros hablan de la inseguridad que genera almacenar repositorios privados a los que puede tener acceso Microsoft y robarte el código fuente. Esto no hay por donde cogerlo, la verdad. Para empezar, el valor de la mayoría del código fuente es mucho menor del que pensamos, y en los casos en que realmente es tan importante, seguramente esté alojado on-premise y no en un servicio en la nube.

Además, si Microsoft estuvieran tan interesado en alguna tecnología, probablemente le resultaría más rentable comprar la empresa entera que andar robando su código fuente. Y por último, no olvidemos que uno de los principales competidores de GitHub está alojado en Azure, por lo que si Microsoft fuese ese ente maligno robacódigo podría también obtenerlo por ahí.

Suspicacias aparte, podemos también encontrar argumentos a favor de la compra. Puestos a confiar tus repositorios a alguien, parece mejor Microsoft, que tradicionalmente ha mantenido sus productos durante mucho tiempo, que una startup de incierto futuro (y no lo digo sólo por GitHub, sino por algunas alternativas que se han planteado los que huyen ahora de allí).

El modelo actual

Con todo lo exitoso que nos pudiera parecer GitHub a nosotros como desarrolladores, desde el punto de vista de empresa su única posibilidad de supervivencia era ser comprada.

Y puestos a ser comprada, Microsoft no parece la peor opción (imagínate que hubiera sido Oracle).

Lo malo es que se han pagado por él 7.500 millones de dólares y ¿cuántas empresas pueden pagar eso? Sólo las más grandes, lo que implica que cada vez se concentran más las herramientas de desarrollo en unas pocas grandes empresas. No tengo nada en contra del capitalismo y el libre mercado, pero como usuario no me gusta que todo quede en unas pocas manos porque acaba limitando mi libertad de elección.

Uno de los motivos que intuyo influyen en todo esto es la cantidad de capital riesgo que hay en circulación. Algunos hablan de burbuja (yo no sé tanto del tema como para afirmarlo), pero lo que está claro es que hay mucho dinero en circulación para financiar startups. Muchas de estas startups tienen un modelo de negocio más que cuestionable (si es que lo tienen), y su único objetivo es “ponerse guapas” y esperar a ser compradas por una empresa grande.

Como desarrollador, esto tiene varias implicaciones directas. Por una parte, al haber más dinero en circulación es más fácil conseguir buenos sueldos, y eso obviamente se agradece, pero son sueldos que no están mantenidos por el modelo productivo de la empresa, sino por financiación externa. Si te cortan el grifo, se acabó. A esto se le une que el objetivo de la empresa es ser apetecible para que te compren, por lo que es fácil ver empresas que queman rápido la inversión externa recibida para que las curvas de crecimiento de los KPIs de turno queden bien en un Powerpoint, pero el crecimiento no es todo lo sólido, ni técnica ni económicamente, que debería.

Se podría pensar que la existencia de estas empresas que dilapidan financiación sin conseguir triunfar (o sea, ser compradas) es algo terrible para los inversores, pero lo cierto es que es algo que se da por descontado. Este tipo de inversión funciona al modo de apuestas: meto dinero en 100 startups asumiendo que voy a perder lo invertido en muchas, recuperar lo de algunas, ganar con las menos y, si tengo suerte, dar el pelotazo con algún unicornio. Mientras se mantenga el ratio de éxito los inversores estarán contentos. Otra cosa son los compradores de estos unicornios.

Eso deja en una posición complicada a las empresas que quieren crecer sin financiación externa, de una forma orgánica y sostenible, manteniéndose con sus propios beneficios. Cuando las empresas que hay a tu alrededor reciben rondas de financiación que se gastan en dos años en aras de conseguir ese crecimiento explosivo que las haga apetecibles a sus compradores, captar y retener talento no es sencillo y seguir el ritmo del mercado a nivel de sueldos se hace francamente complicado.

Por mi trabajo en el Mundo Real™ tengo contacto con bastantes startups que desarrollan productos para nuestro sector y nos plantean llegar a alianzas o integraciones con nuestos productos. Son empresas financiadas por capital riesgo, que consiguen montar equipos de desarrollo mucho más grandes que el nuestro en poco tiempo y que (parecen) avanzar muy rápido, pero en la mayoría de los casos su plan de negocio no soporta el primer contacto con el mundo real.

En definitiva (y como ya decía al principio, este no es un tema que domine) me cuesta pensar que una situación así sea sostenible. Inflar los precios de la tecnología a base de financiación externa sin un modelo de negocio real (más allá de la propia inversión y compraventa de empresas) me parece una situación arriesgada para todo el sector y, como dice David Heinemeier Hansson el mundo necesita más empresas modestas de crecimiento lineal.


2 comentarios en “Microsoft, GitHub, unicornios y apuestas

  1. el mundo necesita más empresas modestas de crecimiento lineal.

    Yo me quedo con esto. Lo malo es que es algo con lo que poca gente se queda.

  2. Es interesante destacar que la compra de GitHub se realiza con acciones de Microsoft. Como se considera que las acciones de Microsoft están muy sobrevaloradas el precio final (7.500 millones) es muy superior al estimado por el mercado (2.500 millones).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>